Fernando Durán Ayanegui

 


Fotografía propiedad del autor
 
 
 

 

Esbozo biográfico
 

FERNANDO DURÁN AYANEGUI, (1939)Nació en Alajuela, cerca de la terminal del ferrocarril, en 1939. Es hijo de padres artesanos. Desde muy niño viajó por varios países. El primero fue Cuba a los once años, donde permaneció seis años. Los estudios realizados en Cuba no se los reconocieron, presentó exámenes por suficiencia e hizo el bachillerato en un colegio nocturno. Obtuvo el bachillerato en Química en la Universidad de Costa Rica. Realizó otros estudios en Holanda en la universidad de Lovaina, Bélgica y Harvard.

En Costa Rica se dedicó a trabajar en la política académica y llegó a ocupar el cargo de rector (1981). Es casado con varios hijos y nietos. Trabaja en la fundación Oscar Arias y vive en San Pedro de Montes de Oca. Obra de Fernando Durán Ayanegui:


NOVELA

1. Retorno al Kilimanjaro: 1988 (relato)
2. Las estirpes de Montánchez: 1993
3. Cuando los topos desaparecieron: 1994 (relato)
4. La joya manchada: 1995 (relato)
5. Tienes nombre de Arcángel: 1998


CUENTO

Dos reales y otros y otros cuentos: 1961
El último que se duerma: 1976
Salgamos al campo: 1977
El benefactor y otros relatos: 1981
Diga que me vio aquí: 1981
Cuentos para Laura: 1986
Opus 13 para cimarrona: 1989
El viaje de la familia Hueco: 1988
Dos reales y el puntito curioso: 1993
El fin de la historia: 1993
Y yo jamás veré Marsella: 2000 (aparece en la misma publicación de Retorno al Kilimanjaro, 2° edición)
El lugar común de la sonrisa: 2000.

TEATRO

Billy come back. La poca ejemplar historia de Julio césar Pérez y el escuadrón de la muerte: 1994

POESÍA

Hojas en el viento: 1993


 
Selección Poética
 
1
Quiere vivir
y en su primer vagido
habla la muerte.

2
De su hermosura
le hablaba tiernamente
su amigo ciego.

 
3
"Serenamente
cerraré mi sarcófago"
piensa el suicida.
 
4
Ella sentía
que la cubría la tierra
mientras soñaba.

 
5
Buscas la luz
y cuando al fin te llega
viene la noche.
 
6
Por fin el limo
convertido en Adán
es barro inútil.
 
7
Sobran las misas
si en los prados del limbo
plantamos flores.
 
8
Los buenos días
para el hermano pobre
no son el pan.
 
9
Hasta las moscas
presentirán la muerte
este verano.
 
10
Hacia la noche
lleva al agonizante
la eterna luna.
 
11
No ser un héroe
anhelaba el soldado
desconocido.
 
12
Para la vida
la mano del obstetra
sube el telón.
13
Dios no es de vino.
Mi barriga vacía
dormirá triste.
 
14
Bien que desea
fallecer en su lecho
el general.
 
15
Ensimismado
y hurgando su nariz
reza el filósofo.
 
16
Siempre sabrás
que el centro del poder
se halla en un banco.
 
17
Muero agotado.
Levantadme el sudario
hasta la frente
 
18
Calma su sed
con la primera gota
el padre Noé.
 
19
Al yerto Abel
un beso fraternal
roba Caín.
 
20
Honda es la ira
que blandirá David
frente a Goliat.
 
21
Duerme Sansón
y con afiladores
sueña Dalila.
 
22
Grito de ¡tierra!
voz de gloria y de muerte
para Colón.
 
23
“Amado Edipo
para ti soy yo casta”
gime Yocasta.
 
24
Cesó la lluvia.
Ya sobre el empedrado
marcha el gendarme.

 
25
Viaja despacio
este viejo soldado
hacia la muerte.
 
26
"Brilla una estrella"
exclama Augusto César
"cesad el censo"
 
27
Voltea el cuello
y asombrado descubre
la guillotina.
 
28
Profeta honesto
profetizas que nunca
serás profeta.
 
29
Vieron venir
la mansa nube blanca
hacia el Titanic.
 
30
Te absolverán
querido Galileo.
Vueltas da el mundo.
 
31
“Mi heredero
parece oler a cabra”
pensaba Isaac.
 
32
Intuye Adolfo
que habrá de reencarnar
con nombre hebreo.
 
33
La voz del piano
surge y nos solicita
que la dancemos.
 
34
En Waterloo
sediento Bonaparte
murió tu sed.
 
35
Ruega el soldado
que sean todas las guerras
vegetarianas.
 
36
Porque las guerras
no son vegetarianas
se alegra el bosque.
 
37
Sin tus imágenes
es un espejo roto
la soledad
 
 
38
Baila la lluvia
sobre mi sepultura
en el otoño.
 
39
A campanadas
un sudario vacío
teje la noche
 
40
Libro del sabio
vivirás empolvado
en su sarcófago.
 
41
Veo centellear
la mirada de Dios
en la tormenta.
 
42
Toro imposible
mas colmado señor
se sueña el buey.
 
43
Memoria cíclica
de todos sus fracasos
era su vida.
 
44
La marcha fúnebre
de toda la semana
toca el domingo.
 
45
Cuando hayas muerto
ignorarás las nubes
eternamente.
 
46
También la araña
sepulta al faraón
en el desierto.
 
47
Dios se conjuga
en primera persona
en cada muerte.
 
48
Miman los sapos
monederos de limo
en el verano.
 
49
Las ranas cantan
en alfabeto Morse
desafinado.
 
50
Locomotora
amado dinosaurio
de mi niñez.
 
51
En el fogón
crepitan los adioses
del bosque muerto
 
52
Latoso amigo
contándonos tus penas
nos torturabas.
 
53
Si estás alerta
lograrás respirar
mientras no mueras.
 
54
Muestran tus ojos
lagunas congeladas
bajo la niebla.
 
55
Le sueña el perro
sus ladridos al amo
cuando ha partido.
 
56
Oléis a veces
patrias embanderadas
a podredumbre.
 
57
En el discurso
de los aduladores
fluye la baba.
 
58
Sed compasivos
dejad en paz a Dios
mientras exista.
 
59
Ni suicidándote
te podrás liberar
de la otra muerte.
 
60
Eran esclavos
pero comían dos veces
todos los días.
 
61
Libres los pobres
diez veces al día
sueñan que comen.
 
62
En armonía
viven su tensa paz
algunos muertos.
 
63
Tuve en la vida
una insignificante
y corta fuga.
 
64
Llamamos vida
a un error que la muerte
nos rectifica.
 
65
Simios patéticos
nos medimos el tiempo
como gusanos.
 
66
Solo amanece
con las primeras voces
de las mujeres.
 
67
Piensa que existes
pero eres solo parte
de un simulacro.
 
68
Lleva el político
un crimen embozado
en su bastón.
 
69
No ladra el perro
mientras duerme la siesta
el amo ausente
 
70
Siempre lo mismo
si cenas con amigos
comes amigos.
 
71
Joven ardiente
el aire que respiras
mide tus días.
 
72
Llanto natal
anuncio de agonía
desgarrador.
 
73
Lo profetizan
las viejas galaxias:
morirá el sol.
 
74
¿Se llama Dios
la nada o es la nada
el nombre de todo?
 
 
75
Aspira bien
porque todo camino
tiene su aroma.
 
76
Llamad al tiempo
de solidaridad
tiempo perdido.
 
77
Cesad los rezos.
Los dioses quedaron sordos
desde el big bang.
 
78
Al son del viento
su tierna zarabanda
danza la lumbre.
 
79
Por una fruta
Adán nos convirtió
en dioses vanos.
 
80
Nos profetiza
que no habrá profecías
el buen profeta.
 
81
Juan Sebastián
escapan tus tocatas
tras de tus fugas.
 
82
Si de un político
sueles ser el apóstol
niega cien veces.
 
83
Hace flamear
las más turbias banderas
el huracán.
 
84
Ciegas banderas
himno inglés o bantú
canto inhumano.
 
85
"Mi libertad"
grita el soldado y muere
en soledad.
 
86
"Matadme ahora"
ruega el hambriento y vive
en libertad.
 
87
Del matadero
republicano somos
mansos borregos.
 
88
Os lo aseguro:
poned, pobres, la mesa
y esperaréis.
 
89
Lamentarás
gentil republicano
tus elecciones.
 
90
Hombre pequeño
existes porque sueñas
no porque vives.
 
91
Con burda prisa
bordó la evolución
al elefante.
 
92
El dromedario
aspiró desde siempre
a ser montaña.
 
93
Toda montaña
pretende ser la espalda
de un camello.
 
94
Al pescador
el mar siempre querría
llevarlo lejos.
 
95
En las estrellas
congelaron sus llantos
las cuatro lunas.
 
96
No fue el final
de mi largo camino
una llegada.
 
97
Olvidadizos
te dirán algún día
que fuiste hermosa.
 
98
Oigo aletear
ángeles silenciosos
en el maizal.
 
99
No oirás después
del último suspiro
la marcha fúnebre.
 
100
No lo dudéis:
olvidarán tus besos
todos tus hijos.
 
101
De nuestros sueños
te hablará mi fantasma
en el futuro.
 
102
Somos la vida
precursora de muerte
somos la nada.
 
103
Eran las nubes
los suspiros de Dios
abandonado.
 
104
Breves las rosas
y eternas las espinas
en el jardín.
 
105
Me ha liberado
la promesa incumplida
de eternidad.
 
106
Aun si volaras
no serías superior
al ave efímera.
 
107
Es un neurótico
el político honrado.
Encarceladle.
 
108
Voces del pueblo
callados prisioneros
en mil discursos.
 
109
No matarás.
Dejarás que gobiernen
los asesinos.
 
110
La libertad
podría ser el infierno
de los esclavos.
 
111
Hiede también
político corrupto
tu mausoleo.
 
112
El alba era
ladrona inexorable
de mis sueños.
 
 
 

 

 
 

Copyrigh© todos los derechos reservados por el autor