Astrid Fugellie

Antología poética

 

 

LA MATANZA
 
Unos dijeron: -¡Blanquearon nuestra sangre!

Otros: -¡Masacraron nuestras canoas de corteza!

Muchos agregaron: -¡Nos cortaron la oreja y
hurtaron nuestra nutria!

Toda la raza se acopló al testimonio:
-¡Quedamos a la intemperie de las heridas
venéreas!
 
-Entiendo, repuso el dios indígena tironeando
su lío de huesos.

Luego,
con el cráneo seco de lágrimas y los ojos
llenos de pérdida
se disgregó muerto de alma
por la cara de la tuberculosis
Divina.
 (de "Los Círculos")
 
 
 
 
MARIAGUA MEDIAGUA
 
Y dijo Jesús:
-De los desposeídos será el Reino
de los Cielos.
Y yo dije a Jesús:
-Así sea.
 
Y jesús rió.
Y yo reí como Jesús.
 
Y dijo Jesús:
-¿Cómo te llamas?
Y yo dije a Jesús:
-maría.
Y dijo Jesús:
-Como mi madre.
Y yo dije a Jesús:
-No, mi nombre es mariagua mediagua y soy
de Chile.
Y dijo Jesús:
-¿Dónde queda Chile?
 
Y yo reí-estigmada.
Y Jesús comenzó a
sangrar.
    (de "Los Círculos")
 
 
 
 
MANIFIESTO
A Estela

La vieja, dicen,
la vieja de agua sucia,
escupe palabras a diestra y siniestra,
o conversa con el silencio a medio
arrodillarse.
 
La Loca, dicen, la que se alimenta de
vino porque el pan ya no lo traga.
 
La Loca, vieja loca del cáliz,
"Más buena que la cresta", dicen,
pero loca.
 
Amortajada en aguas benditas camina
por los troncos del olvido, tambaleándose
para re-buscar algo que la vuelva hombre
de pelo en pecho, o mujer de pecho
desnudo.
 (de "Llaves para una maga")
 
 
 
 
DIOS Y SATÁN
 
Y estando Dios y Satán de pie frente a frente, sobre una cosa capaz de ser la Madre del Universo remoto y retornado, el diálogo de Dios y Satán tomó las riendas y se hizo a contrapunto:
 
Y dijo Dios:
-La Evolución Cósmica la transformaré en vida y
conciencia.
 
Y Satán dijo:
-Yo en muerte e inconciencia.
 
Y Dios retó:
-¡Veamos quién gana!
 
Y Satán miró con ojos pícaros.
Luego
se dieron el guantazo como quienes
dan inicio al primer round.
 (de "Dioses del sueño")
 
 
 
MISA
 
La vela está opaca, la vela solo oscurece.
 
En este juego de santos judas,
los enanos se arrodillan presuntos y cojos de alma
y las prostitutas rezan el vía crucis, melancólicas.
 
Tendría que haber alguna misa en que enanos
y prostitutas se congreguen para orar
por sus muertos, por sus sueños.
 
Los enanos bailarían sobre las teclas del órgano,
y harían piruetas en columnas y confesionarios.
 
Las manos delirantes de las prostitutas
lanzarían sus entrañas al campanario
donde siempre hubo esperma de cirios.
 
Tendrían que existir algunas capillas
para los destrozados del alma:
Las capillas de los dioses marginales,
las capillas de los fantasmas de greda,
las capillas de los ojos de loza, sin nombre.
 
Esa Iglesia cuyo cielo es superior
al de los cristianos.
 
 
 
LA VISIÓN
 
Esa sombra que camina por pasillos sueltos de amarras,
nadie la estanca,
nadie.
 
Esa sombra que lleva al hombro el desapego de los huesos
ahuecados,
nadie le hace frente,
nadie.
 
Esa sombra que abarca el misterio de una servidora
callada de nombre,
nadie la regaña,
nadie.
 
Esa sombra que se asoma por la ventana de enfrente
como un dios pecaminoso, marginal.
 
Esa que me hace guiños con el cuerpo castigado.
 
Esa visión, de pies a cabeza,
tan igual a la mía.
 
 
 
 
JUAN JOSÉ MARÍA
 
Los fracasados de alma,
ánimas donde yacen las preguntas,
el vacío del silencio.
 
Hay agonía en los misterios.
 
Juan, José, María demandan
pero ni  las bestias de la belleza
ni las palomas del balcón en sombra
duelen más que esa réplica oculta que gotea,
les goteaaa.
 
Ellos saben en qué lugar del mundo crece
la tristeza.
 
Advierten el secreto de vivirviendo
y ante los ojos del cielo,
sus ojos profundos no son ajenos
a esa muerte hermosa que les condena.
 
Tal parece que nacieron demasiado tarde
para que su correría meditante valga penas.
 
Fastidiados del encanto inútil de ese culto,
aburridos,
estampan sus cabezas a este lío de Sistemas
Antropófagos,
para luego volverse masas poderosas.
 
José, María, Juan,
los inmortales del fracaso.

 

 
 

Copyrigh© todos los derechos reservados por el autor